Seguidores

jueves, 7 de octubre de 2021

TRAS LA ESTELA DEL QUEBRANTAHUESOS

Mirando 40 años atrás, tenía en mi recuerdo un ave mítica que por aquella época me resultaba inalcanzable por diferentes motivos: lejanía, escasez, ubicación en lugares inaccesibles…, aún recuerdo aquellos cuadernos de campo del Doctor Rodríguez de la Fuente, la ilusión que me causo poderme hacer con el dedicado a esta especie; un ave que con el transcurrir de los años fui dejando en la reserva, y que a lo largo del pasado verano volvió a mi mente con fuerza: El Quebrantahuesos.
Finalmente y tras tantos años, por fin hace pocos días me pude trasladar para intentar observarla en su hábitat natural por excelencia: los Pirineos Aragoneses. Aunaba en una misma visita, la observación de parajes extraordinariamente hermosos y agrestes, especies de avifauna ligada a estas latitudes y sobre todo ello la búsqueda de esta hermosa rapaz, mitad buitre y mitad águila.
No las tenía todas conmigo, pues aunque sabía que ya no eran las escasas 20 parejas de la especie de las que hablaba Félix en su cuaderno de campo, -los últimos censos multiplican por 10 aquella cifra-, persistía en mi mente la idea de que estos buitres barbudos estarían ligados a montañas de difícil acceso y además se trataría de aves extremadamente recelosas a la presencia humana. Una vez allí, toda esa percepción cambio, comprobando que aunque no es común, tampoco es difícil de observar en la media montaña, en algunos miradores o incluso paseando por el Parque Nacional de Ordesa y alrededores. A lo largo de toda la semana que permanecimos en la zona, diariamente pudimos ver ejemplares de la especie, incluso en alguna ocasión en un revuelo de buitres contamos hasta 6 quebrantahuesos. Tampoco fue difícil ver jóvenes de año.
Paradójicamente el contacto más intenso e intensivo con el Quebrantahuesos lo tuvimos en una zona fuera de los Pirineos, el Parque Natural de la Sierra de Guara, situada en el pre pirineo y de la mano de nuestros amigos de Huesca: Francisco, Silvia y Javier, que dentro de las actividades que realizan como el GOO (Grupo Ornitológico Oscense), figuran los aportes de alimento a aves carroñeras en la mencionada sierra. Gracias a su invitación para poder acompañarles en su labor, tuvimos la suerte de disfrutar de una pareja de estas rapaces a lo largo de todo un día, viendo como accedían a los huesos del comedero, como los engullían y sus fantásticos vuelos sobre nosotros. Digno de mención fue el espectáculo de cientos de buitres leonados comiendo alrededor de las personas que les cebaban, como si se tratase de un hatajo de ovejas en torno a sus pastores.
En estas observaciones, pudimos comprobar la coloración distinta en el plumaje del pecho y vientre que tienen los quebrantahuesos de ambas zonas, siendo más anaranjada la de aves pirenaicas (parece ser debido a la composición del agua donde toman sus baños, de carácter más ferruginosas), y la más blanquecina de los ejemplares de Guara. Ver como transportan los huesos a sus rompederos entre las garras, pues se trata de la única especie de ave de todo el planeta que se alimenta exclusivamente de huesos y la agilidad de sus vuelos, muy superior a la de sus parientes los Buitres leonados.
La composición familiar de la especie tiene además algunas peculiaridades, pues no solo queda limitada a las habituales parejas, según parece muchos de sus territorios están ocupados por tríos conformados por dos machos y una hembra, incluso estos últimos años se han localizado algunos cuartetos territoriales.
Otras muchas especies faunísticas se dejaron ver en los recorridos, llamándonos especialmente la atención por sus costumbres y aspecto las marmotas, que conviven colonialmente en prados alpinos soleados, dedicando todo el día a solearse, vigilar los alrededores y comunicarse mediante silbidos.
Sin duda una experiencia muy gratificante poder ver al legendario Quebrantahuesos, aquel que estuvo al borde de la extinción y que en aquella lejana adolescencia llenaba de sueños nuestro incipiente espíritu naturalista.

2 comentarios:

  1. Gracias por compartirlo, Manuel.
    Me alegro mucho de que hayas disfrutado de la experiencia.saludos

    ResponderEliminar
  2. Estupendo Manolo...
    Me alegro que tu visita a los pirineos haya sido tan gratificante.
    Enhorabuena 👏por tu reportaje.
    Ahora toca grus grus...

    ResponderEliminar